lunes, 3 de octubre de 2011

A veces, los números...

Una distinguida colega comenta en un post reciente alguna imprecisión en los datos sobre gasto educativo vertidos en un spot de campaña. Naturalmente, se trata de un spot de campaña, pero tratándose de un tema tan relevante como la educación (y del casi tan relevante gasto en educación), no pude evitar una brevísima nota al pie.

La colega, después de corregir los números de gasto educativo en relación al PBI, concluye que "nunca estuvo tan alto como ahora, lo que es una buena señal porque muestra que para el gobierno es un área prioritaria". Sin embargo, sin entendemos la economía como una disciplina de priorización y asignación más o menos sistemática de recursos escasos, la prioridad no estaría dada tanto por el cociente sobre el PBI como por el cociente sobre el gasto mismo: una jerarquizaciòn del gasto educativo se vería reflejada por un aumento en la fracción del gasto destinada a la educación (que el gasto educativo suba como prcentaje del PBI puede ser reflejo de una suba del gasto total como porcentaje del PBI, sin cambios en el orden de prioridades).

Estos son los números oficiales (las barras, medidas en el eje izquierdo, son como % del gasto total; la linea, medida en el eke derecho, es el gasto total como % del PBI).

8 comentarios:

  1. La magia de los números en economía, siempre se puede ver el vaso medio lleno o medio vacío.

    Es tanta la variedad en la forma de mostrar resultados, como porcentajes con diferentes bases, en dólares, en pesos, per cápita, per cápita de personas activas, a precios corrientes, a precios sonantes, a precios crujientes entre otros que la verdad cada uno puede sacar las conclusiones más afines a su opinión. De hecho vengo viendo esto en los medios especializados desde que tengo uso de razón.

    No lo tome ELY como una crítica personal, es solo un comentario general para estar siempre muy pero muy atentos a los datos duros que se dan en los medios, tanto de un lado como del otro.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Y..las fracciones son engañosas.

    ResponderEliminar
  3. Tiene toda la razón, señor! Me concentré en los números esos y me olvidé de mirar lo otro.

    ResponderEliminar
  4. Excelente observación. Si además esa capacidad de llevar el gasto público sobre el PBI a niveles récord, se basa en impuestos no sustentables (como suele decirse), se abren interrogantes respecto de la sustentabilidad de funciones tan importantes como la educación pública, que a pesar del récord (relativizado por la observación de esta nota) aún no consigue los resultados acordes, que creo que todos esperamos. Hoy escuché titulares de noticias en mi provincia (Bs. As.) acerca de extender la escolaridad a 8 horas (algo que ya indica la ley federal de educación como posibilidad, y que seguramente subsanaría muchos de los problemas que hoy escapan a la incidencia estatal). No se indicó de quién es la iniciativa. Pero ¿qué análisis de gasto público educativo sobre gasto total, y sobre PBI deberíamos hacer en este caso?

    ResponderEliminar
  5. muy interesante...al final la referencia es gasto como % del gasto público, no? (dice como %de PBI)

    ResponderEliminar
  6. RJB: Las barras, medidas en el eje izquierdo, son como % del gasto total (que, sacando el año de la crisis, fue estable en los ùltima dècada); la linea, medida en el eke derecho, es el gasto total como % del PBI (que aumentò). Gracias por señalar esta falta, que ya agreguè al post.

    ResponderEliminar
  7. era esperable esa paradoja profesor, una cuestión de indexación. La economía ajusta por un indice donde pondera más servicios, y el grueso del presupuesto de educación, gasto corriente en salarios, ajusta por indexación de "mercado" (no indec). El presupuesto aumenta 20-25% por año, mientras el deflactor lo hace al 15%. Si se fija, el salto comienza a darse en 2007, con la divergencia de precios en la economía.

    ResponderEliminar